El Diseñador De Billetes Hondureños

Fue en el año de 1995 que el Banco Central de Honduras y la dirección de emisión de monedas del banco hace contacto con Mario Castillo para solicitar la elaboración de los nuevos billetes de circulación nacional. Había regresado del país vecino de Costa Rica de estudiar arte. Mario Castillo en el año de 1984 trabajaba en la Escuela Nacional de Bellas Artes en Honduras como docente y fue referido por otro maestro para emprender un nuevo camino como diseñador de billetes.

Una vez realizada la primera reunión con el director de emisión de la moneda del Banco Central de Honduras el licenciado Moisés León Gómez, quien manifiesta el interés del Banco y del gobierno de emitir un nuevo billete con una denominación más alta, debido a escenarios de índole económicas, financieras y políticas de país. Para ello se le facilitan al diseñador una serie de imágenes de baja calidad y sin un concepto claro de los elementos que se querían mostrar en el billete de Quinientos lempiras que por primera vez iba a ser emitido por la institución.

Entre los recursos visuales, estaban murales de pintores hondureños mismos que se encuentran en algunas de las edificaciones del casco histórico de Tegucigalpa y Comayagüela, también imágenes de antiguos teléfonos, cartas y telégrafos, fachadas de edificios que servirían para conmemorar una época importante del desarrollo de Honduras como fue la Reforma Liberal.

Pero para comprender las razones por las que en el nuevo billete se acuñara con elementos (imágenes) particulares de esa época se debió a que el gobierno de turno era de orientación liberar, por lo tanto, existía muchas justificaciones para reescribir la historia en un billete. Pero con ideas vagas de parte del mismo banco, Mario del Castillo inicia la primera etapa en el proceso de creación: La investigación

Ir a enlace la prensa hn >>

You may also like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *